No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


miércoles, 20 de julio de 2016

Belén



Hoy me acordaba de la ruta del telar, en Catamarca. Del telar de la familia Saracho, en Belén. De que me traje una pashmina color verde loro. Tiene un tramado parecido a una venda, vista a través de una lupa. Belén es un pueblito que queda al lado de Londres. En Londres se consiguen nueces en casi todas las casas. En la casa donde compramos las nueces tenían tres nogales, los ví porque nos invitaron a pasar al fondo, para conocerlos. Después volvimos a Belén, comiendo nueces en el auto. 




(Junio 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario