No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


lunes, 13 de marzo de 2017

Vistalba, Mendoza


-La visita al viñedo sale 250 pesos a cada uno.
-somos 4- dijo el padre de familia.
-sí- dijo ella
-y cuánto me dijo que sale el vino que le pregunté antes?
-180
-bueno, mire, prefiero llevarme una caja de vino antes de gastarme lo que traje mirando cómo lo hacen.


(oído en un viñedo de Vistalba, Mendoza, verano 2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario