No sé si el poema viene antes o después del viaje. Si el asombro es la forma en que se mira o si la forma en que se mira determina el asombro. Lo que sí sé es que cada viaje me reconstruye, me vuelve a construir desde el otro, desde su mirada, desde su lenguaje. Viajar se vuelve poema.


martes, 25 de julio de 2017

La Boca, Buenos Aires

-Tiene blusas blancas?- le pregunté a la señora mayor que atendía la tienda.
-Tengo estas poquitas, mire, muy lindas no son, pero son las que tengo, qué puedo hacer, hay que venderlas igual.


(en un negocio de segunda mano, La Boca, invierno 2017)

No hay comentarios:

Publicar un comentario